Los Rollos de Nerón No. 1

Por Neftaly Osuna Reyna


Vícam Switch No. 1. Día 2 de septiembre de 2007

Bienvenidos sean ustedes, queridos lectores, a esta calurosa comuna que celebra el primer número de su periódico Vícam Switch, informativo que tiene como cuna la tierra del yaqui y del venado. Vícam Switch va dirigido a nuestra gente, la que vive en estas tierras y los que están fuera. Reciban un abrazo fraterno del comité editorial de esta nueva aventura periodística.

Ya entrados en materia, le informamos que algunos de los servicios que tanta falta le hacían a nuestra comunidad se están convirtiendo en realidad ya que las Autoridades Municipales, encabezadas por Antonio Astiazarán, en una ceremonia llevada a cabo en las instalaciones del CBTA 26, hicieron entrega de patrullas, una pipa, una unidad extintora de incendios, dos autobuses para el traslado de estudiantes y, lo más esperado, el carro recolector de basura, lo que es un beneficio muy tangible por el daño que la basura que desechamos le está causando al entorno ecológico. Así que felicitémonos por este logro. Ojalá las autoridades sigan por ese camino que no para otra cosa recibieron el voto que ellos mismos nos vinieron a pedir.

¿Saben qué, señores? No se duerman en estos ralos laureles. Todavía faltan cosas que el municipio debe promover: mejor servicio de agua potable, aunque la cobren, atención al deporte y la cultura, policía eficiente y oportuna, alumbrado público, atención a los desprotegidos y lo que resulte. Esperamos que sigan cumpliendo.

Nos preguntan algunos amigos que si este periódico es la continuación de Punta de Flecha, y les contestamos que el la continuación del fuerzo de muchos viqueños interesados en los casos y las cosas que suceden en nuestras comunidades. Ahora estamos ensayando un formato más profesional, con un cuerpo editorial ampliado, dirigido por nuestro querido amigo Alejandro Valenzuela, quien comanda los destinos de este informativo. Así que ya lo saben: somos los que empezamos más la suma de los que faltaban.

En meses pasados tuvimos que lamentar los decesos de personas muy conocidas que eran como “horcones del medio” de nuestra comunidad. Se nos adelantaron en el camino el Sr. Leandro Galindo, suegro de nuestro amigo Octavio Montiel y padre de Porfirio, Silvia, Cruz, Guadalupe, Alfredo, Eloy, Rosa y Norma. Se nos fue también la Sra. Andrea Mirón, madre de Marco Antonio, Jesús, Chela, Andrés, Cruz, Luis y nuestro recordado amigo Manuel. Partió también la Sra. María Luisa Cuén, progenitora de Rosalino y Rubén Hurtado. Antes que ellos, en trágicos accidentes, perdieron la vida Ramón Soria, el famoso Monchi, y Fidel Figueroa, el inolvidable Chango Fidel. A sus familiares y amigos les deseamos pronta resignación.

¿Cuántas veces ha recostado la cabeza sobre un trozo de nube? Cuando el cielo se encuentra como un lienzo por donde pasan esas níveas nubes pasajeras que, cual trozos de algodón, forman una y mil, recuéstese con la cara hacia el cielo y deje retozar el espíritu: aíslese de lo terreno y súbase a una nube. Visitará lugares nunca antes vistos, posiblemente vea las alas de los ángeles. La emoción lo prenderá y cabalgará cual etéreo jinete sobre esa condensación de vapor de agua, extasiándose con el paisaje celeste y será por un tiempo parte de esa azul atmósfera dispensadora de vida, agradeciendo al creador la oportunidad de recostar su cabeza sobre el rabo de nube. Sólo es cuestión de voltear de vez en cuando hacia arriba y soñar, soñar, soñar…

Ahora que llegó el regreso a clases, llegaron las preocupaciones y las carreras. Comprar mochilas, cuadernos, uniformes; preocuparse porque no alcanza el presupuesto, lidiar con las cuotas “voluntarias” que exprimen más el bolsillo hogareño, levantar temprano a los chamacos para que lleguen a tiempo. ¡Apúrate, Rosa! ¡Ya córrele, Juan! ¡Péinate, Ramón! ¡Ya está servido el desayuno!.. Seguramente todas esas son frases que se oyen en las casas de nuestra comunidad. Los profesores y los estudiantes de la preparatoria empezaron el 20 de agosto. Pre-escolar, primarias y secundarias entraron el 27, y ya sabrá cómo se puso la cosa en la Kino 1 y 2, la Buitimea, la Rosa Félix, la Sebastián, la Técnica 28, el Jardín de Morelos, el Trenecito Semalulukut, la Cuauhtémoc y las otras de Casas Blancas, Pueblo Vícam, Tórim y Pótam.

No sé usted, querido lector, pero cuando Nerón, el autor de estas notas, cursaba aquellos gloriosos años de primaria, se resistía a entrar a la escuela por motivos que se reserva. Era cuando entraba en acción ese cinto que parecía que lo untaban con chile. Con nuestro ardido trasero, quedábamos pajita. Y cómo no, si existía la sentencia paterna de multiplicar los cintarazos por dos y aumentar la enjundia empleada en ese ritual de despellejamiento que ellos llamaban educativo. (Ajúa, ¡que chulada de ardor!). PÁSAME LISTA, CHAPARRITA.

Compártelo: