Una tarde cualquiera en la Plaza Hidalgo. Hermosillo, Sonora. No había ni un alma…