El exorcismo nacional


El exorcismo nacional

La Constitución Moral no sustituye a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ni es vinculatoria (sus penas, si las tiene, no implican procesos penales). Pretende, creemos, una redición de aquella vieja Renovación Moral de la sociedad. La renovación moral de la sociedad (la de Miguel de la Madrid fue na gran simulación) sigue siendo necesaria si con ella se quiere transformar los aspectos de la cultura nacional más detestables y adversos al progreso. Esta caricatura del monero Rictus (El Financiero) no tiene desperdicio.