Los chairos nuestros de cada día


La Unidad de Inteligencia (es un decir) del Vícam Switch se reunión en Vícam (en la ribera del río yaqui) e hizo un exhaustivo estudio estadístico, matemático, lógico, psicológico y sociológico, y encontró que la gente está normalmente distribuida en toda la población y, por tanto, en todos los partidos y coaliciones, como ya lo pronosticaba el gran Gauss. Así la gran mayoría de los votantes es gene normal, sin grandes apasionamientos, que han decidido votar por alguien de entre las restringidas opciones que nos dan los partidos y coaliciones existentes. Hay un pequeño grupo (ubicado en una de las colas de la campana de Gauss) que son partidarios de alguno, pero que razonan sus argumentos y que están dispuestos a reconocer errores en el campo de sus preferencias; y hay también (en la otra cola de la campana) esa gente estrambótica llamada los chairos (gente inculta, aunque tenga escolaridad, que insulta, ofende, difunde medias verdades o mentiras completas, que defiende una disque causa o a un personaje y no oye ni entiende razones andando en la borrachera electoral, aunque la realidad se les restregué en el rostro), que proviene de todos los partidos y a la que si le dices “es mediodía” te responden: “Meade”, “Amlo”, “Anaya”, “Bronco”, y luego te insultan llamándote ignorante, cómplice o traidor a la patria.