La prueba del ácido


La prueba de fuego para AMLO y Morena ha llegado: Televisa anuncia que mostrará las facturas por cuantiosos gastos personales (la despensa, vinos y licores, ropa, electrónicos, electrodomésticos, joyas, perfumes…) que realizan los Senadores de la República con cargo al Senado para cumplir con su ardua tarea de representa a los estados de la república. Empezaron por Layda Sansores (¿qué esperaban?), hija de uno de los dinosaurios históricos del PRI. Después de 30 años de militancia, no le dieron una candidatura y se fue al PRD. Luego se fue con Vicente Fox, con quien no agarró nada, y se fue al Movimiento Ciudadano, donde estuvo hasta el 2012 que se unió a Morena. La Senadora dijo que lo que compró se lo regaló a los pobres del Senado (las de la limpieza), pero ya mostraron que no todo lo regaló. Para no ir muy lejos, el vestido de 22 mil pesos en el que mandó a imprimir el rostro de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos (por el Estado, si hemos de creer en las investigaciones de Anabel Hernández y Temoris Greko), lo uso en una especie de pasarela, si hemos de juzgar por las fotos y las poses. Al margen del insulto que eso representa para el dolor de los padres de los desaparecidos, ahora en Morena tienen que explicar qué paso con su aversión a la corrupción y con el ejemplo austero y republicano, juarista digamos, que nos ofrecieron. Como muchos de los miembros del equipo del Vícam Switch votaremos por Andrés Manuel López Obrador, esta es una de las explicaciones que pediremos (esperemos que no muy seguido) a cambio de nuestro voto.