La Escuela Sebastián González: ¿Quién debe evaluar a quién?


Sebastian 4

Docentes de la Escuela Primaria Sebastián González de Vícam están dando clases en las peores condiciones que usted se pueda imaginar. En la casa de la profesora Norma Espinoza González toman clases, en el patio y en la ramada, 75 niños atendidos por ella, la profesora Yolanda Mejía y por la profesora Melissa. Si sumamos a la familia, al personal y a los alumnos, son más de 80 personas que usan el único baño de la casa. Las madres de familia tienen que llegar temprano para acomodar el mobiliario que usan los niños y regresar en la tarde a recogerlo porque en Vícam si usted deja una aguja afuera de la casa los rateros se la roban; el personal docente tiene que usar unos pequeños pizarrones acomodados sobre tambos y deben ingeniárselas para instrumentar métodos didácticos apropiados a esas extremas condiciones. No son las únicas casas “acondicionadas” por el personal docente como escuelas en esa comunidad donde los profesores no viven mejor que sus vecinos en un barrio marginado en un pueblo que ya de por sí se está pudriendo en el abandono.

Sebastian 7

Debemos decir que los niños están felices porque, en su inocencia, no alcanzan a percibir que toman clases en las peores condiciones físicas del país. Para ellos es una especie de aventura.

La Sebastián González es una de esas llamadas escuelas de tiempo completo donde los docentes hacen maravillas para ofrecer lo que las autoridades prometen en sus discursos, promesas de las que se olvidan en cuento salen del acto a donde van a quedar bien.

Sebastian 6

La escuela se estaba cayendo y los padres de familia la tomaron para protestar, pero cuando quisieron regresar a las aulas Protección Civil del municipio dictaminó que no era seguro para los niños… ¡Y claro que no era seguro!: los techos se estaban cayendo, la instalación eléctrica colapsó y descompuso los aires acondicionados en plena temporada de calor, convirtiendo las aulas en verdaderos hornos.

Sebastian 5

Sin embargo, la escuela no se empezó a deteriorar ayer, pero a las autoridades federales no se les ocurrió repararla en el periodo vacacional, sino ahora, en plenas actividades escolares. Eso demuestra que no tenían un plan de reparación, sino que están respondiendo a la urgencia, a la presión y a las gestiones del director, Fernando Armenta López.

Sebastian 3

Estamos a favor de la evaluación, pero la ética ordena que los que van realizar esa evaluación deben ser evaluados primero. Si su encomienda es administrar la educación, entonces desde el presidente de la república para abajo, pasando por el secretario de educación pública, están reprobados. Fuimos a las casas de algunos profesores por la noche del domingo y los encontramos estudiando y reuniendo evidencias de su trabajo porque a algunos pronto van a ser evaluados. ¿Quiénes los van a evaluar? Pues justamente esos que están reprobados en administración pública.

Sebastian 1