El Crimen contra la libertad de expresión


"Él dibujó primero".

“Él dibujó primero”.

El jueves 8 de enero amanecimos con la noticia de que el día anterior, allá en París, Francia, un comando armado había ejecutado a un numeroso grupo de periodistas del semanario francés Charlie Hebdo, un periódico que publica caricaturas muy ofensivas de todos: de políticos de derecha, de izquierda, del poder en todas sus expresiones: político, militar y religioso, de los cristianos, los judíos, los musulmanes. En fin, el periódico es el representante de una vieja tradición francesa que consiste en burlarse de los poderosos.
Los ejecutados ese día fueron los siguientes:
Frédéric Boisseau, de 42 años, era un trabajador de mantenimiento y padre de dos hijos, según The Telegraph. “Es la primera vez que iba allí, ni siquiera sabía que estaba Charlie Hebdo”, contó su esposa a la radio RTL.
Franck Brinsolaro, de 49 años, era el policía que se encargaba del cuidado del director de publicaciones, Stéphane Charbonnier, detalla The Guardian. Trabajó para el servicio de protección policial desde 2013. Pertenecía al servicio encargado de proteger a personalidades. Había efectuado misiones en Bosnia y Afganistán. “Franck era un apasionado por la actualidad, por la información. Nuestra profesión le gustaba… Estoy segura de que hizo todo lo posible por interponerse delante del asesino”, cuenta su esposa Ingrid, periodista de un diario local.
Elsa Cayat fue la única mujer que murió en el ataque. Era una columnista de 54 años, psiquiatra y psicoanalista, según medios franceses. La AFP agrega que estaba al frente desde hace dos años de una sección en la revista, “Charlie Divan”. Por uno de sus artículos había recibido amenazas de muerte. “Pero se lo había tomado a broma”, contó su tía Jacqueline Raoul-Duval. “Era anarquista”, añadió. “Lo que la sedujo de Charlie Hebdo fue precisamente su insolencia, y este ánimo de denunciar las tonterías, la exclusión, el fundamentalismo”, aseguró. Tiene una hija de 19 años. Pese a que los atacantes del semanario Charlie Hebdo fueron abatidos, no se descartan más agresiones.
Charbonnier Stéphane “Charb” fue director editorial de Charlie Hebdo, fue editor de la revista cuando fue atacado por pirómanos después de que se publicara una representación del profeta Mahoma en su portada de 2011. En 2012, después de que las oficinas de la revista fueron incendiadas, declaró a The Associated Press que Mahoma no era sagrado para él, y dijo regirse bajo la ley de Francia y no bajo el Corán. Por separado, según France24, Charbonnier dijo alguna vez a sus colegas: “No tengo miedo a las represalias. No tengo hijos ni esposa ni coche ni crédito. Prefiero morir de pie que vivir de rodillas”.
Jean Cabut, conocido como “Cabu”, nació en 1939. Era dibujante senior y cofundador de la revista, segúnReuters.
Philippe Honoré, nacido en 1941, él dibujó la caricatura que muestra al líder del Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi que fue tuiteado por la revista poco antes del ataque del miércoles.
Bernard Maris, nacido en 1946, fue economista, escritor y director adjunto de la publicación. También era miembro del Banco del Consejo general de Francia y colaborador de gestión de Radio France. Tenía el pseudónimo de “tío Bernard”.

“Este es un ataque bárbaro contra la libertad de prensa. Bernard Maris era un hombre culto, amable y muy tolerante. Nos hará mucha falta”, declaró sobre el atentado Christian Noyer, el gobernador del Banco de Francia.
Ahmed Merabet era un policía de 42 años, que se creía que era musulmán. Se encontraba patrullando la zona cuando los hombres armados perpetraron el ataque, según The Independent. Su cuerpo sin vida en una acera pudo ser visto en un video en la red, que posteriormente fue removido. La AFP recuerda que fue herido por los atacantes mientras huían en coche y luego acribillado a disparos a sangre fría por uno de ellos, una imagen que ha dado la vuelta al mundo. En las manifestaciones organizadas en Francia en memoria de las víctimas se han rendido numerosos homenajes a este policía.
Mustapha Ourrad era un editor de origen argelino, segúnThe New Yorker. La Agencia France Press añade que el hombre, de 60 años, era, según sus compañeros, una persona erudita, discreta y muy amable. Originario de Beni Yenni, un municipio de la región de la Cabilia, le llamaban en su juventud “Mustafá Baudelaire” por su afición por la literatura. Quedó huérfano y con 20 años se fue a Francia, recuerda la página Facebook de su aldea, que le rinde homenaje.
Antes de llegar Charlie Hebdo, trabajó para una editorial y durante casi 20 años para la revista Viva. “Hemos conocido a un hombre discreto, elegante, muy profesional y de una erudición destacable”, escribe Viva en su página internet. Este padre de dos hijos acababa de obtener la nacionalidad francesa. Según miembros del equipo de Charlie Hebdo, asistió a la reunión de la redacción del periódico, en el momento de la matanza, porque trabajaba en un número especial. Las calles parecen retomar la tranquilidad luego de que la policía abatiera a yihadistas en dos zonas de París.
Michel Renaud, según The Telegraph, fue invitado por Cabut para asistir a la reunión de la redacción.
Bernard “Tignous” Verlhac nació en 1957. Estuvo involucrado en varios programas de televisión y publicó varios lubros. En 2008 asistió al Festival de Cine de Cannes con otros empleados de la revista, por un documental sobre las amenazas de muerte dirigidas a Charlie Hebdo.
Georges Wolinski nació en Túnez en 1934, hijo de un tunecino judío-francés y de una polaca judía. Comenzó su carrera como dibujante después de estudiar arquitectura en París en la década de los 60.

“Muhammad abrumado por los fundamentalistas”. “Es difícil ser amado por idiotas …”