Cuestión de Enfoque


Pedro Reyna

Neblina 4

¡Hola!, los saludo, amigos lectores, esperando hayan disfrutado de este periodo vacacional y regresen bien motivados para seguir en la brega cotidiana. ¡Adelante.
Pues hurgando en el arcón de los recuerdos, nos encontramos el ejemplar número 7 del periódico local El Bacatete de fecha 10 de septiembre de 1967 ¡Hace casi 47 años! Dicho periódico lo dirigía el señor Luis Miguel Tamayo, salía los domingos, valía 40 centavos y contaba con 4 páginas.
Lo que me llamó la atención fue que en su página editorial se encuentra una columna cuya cabeza dice ¡los problemas que deben resolverse!
He aquí la transcripción: “Vícam se ha destacado por ser un pueblo sucio. Las autoridades se quitan el golpe aduciendo que no hay presupuesto para pagar un camión o dos buenas carretas para el aseo de la población, y de acuerdo con esta tesis, la basura se ha ido acumulando por todas las calles, callejones y hasta en las puertas de las casas, dando lugar a la proliferación de insectos, roedores y otros bichos que todo lo infectan. Con las lluvias la basura se pudre, apesta y su hedor invade el pueblo. Frente a esto, la ciudadanía permanece indiferente pensando que sólo las autoridades municipales y sanitarias tienen la obligación de recoger tanta inmundicia. Al pueblo lo debemos de ver como nuestra propia casa, por eso deben ponerse de acuerdo los vecinos y las fuerzas vivas para hacer de Vícam el pueblo más limpio de la región. Tienen la palabra los vecinos”.
¿Qué te parece? Leyendo esta nota de hace 47 años parece ser que el tiempo se ha detenido pues esta situación, desgraciadamente, todo sigue igual.

Otra nota del mismo ejemplar titulada “Triste espectáculo”, que dice “ante las gentes que nos visitan y ante nuestros propios ojos aparece el bochornoso espectáculo que ofrece los borrachos tirados en los quicios de múltiples cantinas (diecisiete) que existen, viéndose esto como cosa normal, cuando no debe ser así, pues las autoridades deben tener un reglamento y cumplir con el bando de policía y buen gobierno castigando por igual a quienes dan y proporcionan este espectáculo”.
¿Qué tal? Lo mismo que el problema de la basura, no solo no se han reducido el vicio y los centros que lo propician, si no que se han multiplicado en forma alarmante y como dijo Maussan, el de tercer milenio, “y nadien hace naaaaada”.

Una tercer nota de ese ejemplar nos retrata. La columna se titula “no olvidemos las fechas cívicas” y dice: “Nuestro Pueblo en años pasados se distinguió por su fervor patrio en las fechas conmemorativas. Como es muy íntimo de la provincia, se adornaban las casas, se tiraban cohetones, había discursos, bailables, kermeses, música, etc. Que no se pierdan estos valores para que la niñez y la juventud sepan que nuestro corazón anida el agradecimiento a nuestros héroes que nos dieron patria y que todo lo ofrendaron para darnos esta nación grande y generosa”.
¿Cómo la ves?, ¿vamos a decir que 47 años no son nada? Ni gobierno ni comercios, ni sociedad, ni estudiantes; pobre pueblo mío, que no avanza, ¿Sera el fin de su existencia? ¿Usted qué opina? Es cuestión de enfoque.