Una aclaración sobre nuestros patrocinadores


Un amigo muy querido nos llamó para hacernos la siguiente observación: que en la página 5 del último número del Vícam Switch, el del adiós (número 73), parece decir que Mirna Galindo López es la única que no hizo la aportación del mes de junio. Yo, como director del periódico y como responsable último de lo que en él se dice, pido perdón por esa posible interpretación del texto porque del equipo que financiaría ese mes, solamente ella nos hizo llegar su contribución.

Dice el texto: “En los Cien de Vícam Switch de junio solamente nos quedó Mirna Galindo López, pero le entraron al quite…” Lo que el párrafo dice es que ella es la única que del equipo financió este último número. La errónea interpretación se refuerza porque en la lista que está en esa misma página no aparece el nombre de Mirna, una de las personas que inició el financiamiento del Vícam Switch y que se mantuvo hasta el final.

Ojalá que usted, querida lectora, estimado lector, tome nota de esa aclaración. Aprovecho, además, para decir que jamás diríamos que alguien no dio su aportación. Ese generoso patrocinio fue además de voluntario, totalmente desinteresado ya que no había ninguna retribución, excepto quizá la satisfacción de darle a las comunidades yaquis un medio de comunicación.

En ese sentido, agradecemos profundamente cualquier cantidad que se nos haya dado y jamás criticaremos que alguien, por las razones que sean, haya decidido ya no hacerlo. En los casi seis años en que circuló el Vícam Switch, decenas (quizá centenas) de personas nos ayudaron a financiarlo. Las contribuciones anuales fueron de los cien a los 1200 pesos. Unos dieron una vez, otros se mantuvieron hasta el final. Sin embargo, a todos les gradecemos profundamente cada peso que nos dieron. A todos los que han contribuido, muchas gracias.