CIERRE DE CAMPAÑA DE AMLO EN HERMOSILLO


Por la Redacción

06122012141Buen discurso de campaña el de Andrés Manuel López Obrador en Hermosillo, la tarde del 12 de junio. El calor (del que nos enorgullecemos y sinceramente no sabemos por qué) estaba a todo lo que daba a la hora de la cita, pero ya para el ocaso se había puesto más bien generoso. Creemos que la estrategia de identificar dos polos, él y los demás, es muy buena porque ayuda a los indecisos a decidirse. Lo malo es que en ese mitin no había indecisos; había gente muy entusiasta, profundamente convencida de la necesidad del cambio verdadero y de que ese cambio sólo es posible por la izquierda. La referencia histórica estuvo muy bien lograda porque pudo poner al movimiento actual a la altura de la Guerra de Independencia, de la Reforma y de la Revolución Mexicana. Andrés Manuel se tomó su tiempo para explicar las cosas y el público lo consintió. Se aventó algunas promesas muy prometedoras, como la justicia para los padres de los niños muertos en la guardería ABC (cosa muy aplaudida), la recuperación de los beneficios de las minas para el estado y la comunicación por ferrocarril (Guadalupe Esquivel ha de haber sentido un estremecimiento).

Después del mitin, la redacción del Vícam Switch se reunió bajo el viejo mezquite que es su cuartel general, y discutimos las impresiones y cuatro temas candentes: las encuentas, lo del humanismo cristiano del candidato, la calidad del candidato y el asunto del ingreso a las universidades.

06122012135En relación a las encuentas, la mayoría del Círculo de Vícam (grupo que edita, produce y distribuye el Vícam Switch) cree que no reflejan la realidad o porque están mal hechas o porque están intencionalmente torcidas. El Nefy dijo que las encuentas eran como el mercado, que funciona mejor en los países desarrollados que en los pobres. Por ejemplo, dijo como si hubiera ido, en los Estados Unidos el mercado cubre todas las actividades, los precios reflejan la oferta y la demanda y han desaparecido prácticas pre-mercantiles. Con las encuentas –dijo, ya encarrerado– sucede lo mismo porque aquí los encuestadores no abarcan a toda la población (¿a quién de Quechehueca, de Bataconcica, de Chumampaco o de Vícam le han preguntado por quién va a votar?) y además la gente no tiene la cultura de andar respondiendo a las preguntas que le hacen, y menos esas. Pero todo depende de la metodología (iba a decir el director)… La metodología vale para pura madre (remató el mismo Neftaly desde la silla de ruedas donde lo tiene postrado una ya larga enfermedad). Quedamos, salomónicamente, que el primero de julio iba a ser el san quintín de las encuestas; que allí se iba a saber quién es quién. Por lo pronto coincidimos con el Presidente Calderón en eso de que todos tienen posibilidades de ganar… Bueno, Quadri no.

En cuanto la definición, el humanismo cristiano del candidato erizó la piel de todos los allí presentes porque en el Círculo de Vícam, quintando al Nefy, todos son herejes. La frase completa fue: “hay que ser buenos cristianos, más humanistas  y no permitir el individualismo”. A los que son herejes-herejes les sacó roncha lo del cristianismo. A los herejes-liberales lo que los hizo respingar fue lo de que no hay que permitir el individualismo. El Tosalcawi rápidamente dijo que él estaba de acuerdo (no con lo del cristianismo, sino con lo del individualismo) porque ese ha sido un escudo para que los más fuertes, los ricos y los políticos de derecha se chinguen en la gente pobre que por mucho individualismo que tengan, no tienen ni madre de dinero para ejercerlo. Aquí, el Tosalcawi contó con el apoyo del Panchito Salomón, el Francky y de los dos Julianes (el Valenzuela y el León).

Se debe decir, en honor a la verdad, que el único hereje-liberal es el director del Vícam Switch y un poco el Tavo Montiel. El director se echó un rollo sobre el individualismo (apoyado también por Armando Sánchez que como es emprendedor, valora lo del esfuerzo personal). Dijo el director (lo ponemos íntegro porque no se pudo resumir): el individualismo es un aspecto crucial del desarrollo humano. Sin el espíritu de competencia que genera, sin el ánimo de destacar, no se hubiera logrado el desarrollo científico, tecnológico y económico que se ha alcanzado. El espíritu individualista ha sido una palanca del

06122012140

desarrollo humano. Impedirlo es regresarnos a la prehistoria. Es verdad que una vertiente del individualismo es egoísta  y opuesto a lo que representa la colectividad, pero en su vertiente humanista, el individualismo ayuda a tener, por ejemplo, mejores estudiantes, mejores profesores, mejores profesionistas, mejores trabajadores. No niego el valor de la solidaridad… Bueno, ya entendimos, estás en contra de que se impida, acotó el Marcial Guerrero Tosalcawi, y allí terminó la discusión del tema.

En lo que sí coincidimos todos es que Andrés Manuel López Obrador no es el mejor candidato, solamente es el menos peor entre los que hay. Con el PRI y el PAN seguiríamos en un camino que ya se mostró fracasado. Además, la corrupción seguiría tan campante y, con el PRI regresaría lo peor del espíritu nacional. Con López Obrador a lo mejor no se acaba la corrupción (como no acabó con ella en seis años de gobierno en el DF más los de los otros gobernantes del PRD), pero tenemos la esperanza de que al menos en esto si haya un progreso.

Otro punto donde hubo consenso fue en el asunto del ingreso a las universidades. Eso de que todos los jóvenes podrán ir a la universidad y que no habrá rechazados nos dejó pensando mucho. Yo creo, dijo el Tosalcawi, que se trata de que todos los que tengan ganas puedan ir a las universidades. Yo no lo sé –dijo– porque nunca he estado en una, pero sí me hubiera gustado ir. A lo mejor de lo que se trata es de que nadie deje de ir por falta de cupo y de dinero. Sí, le dijimos todos los demás, pero si se abre la puerta indiscriminadamente a todos, compartirán lugares el morro estudioso y trabajador con el bato güevón, haragán, incumplido e irresponsable. Lo que no se ha aclarado, coincidimos todos, es que si de abrirse  las puertas de las universidades a todos se endurecerán los requisitos de permanencia, para que el arrastrado que entre nomás esté allí el primer semestre y a volar (lo cual se nos hace un gasto inútil a costillas de los contribuyentes). Porque si no se hace esto, imagínese usted la clase de profesionales que saldrán de allí. Nadie los iba a querer contratar, y ni modo de obligarlos. ¿O usted iría con un médico que no sabe ni agarrar el bisturí o que lo único que se le ocurre es recetar diclofenaco y paracetamol, como  en el Seguro Social? Lo que sí le mandamos decir a AMLO es que en las universidades se podrán relajar los requisitos y hasta regalar los títulos, pero allá en la vida real nadie triunfa sin ser evaluado. Hasta los narcos evalúan a sus reclusos, que tienen que ser profesionales del descuartizamiento y la sangre fría.

Como ya sabemos hasta los neófitos como nosotros es que la educación de calidad es la materia prima del desarrollo, la competitividad y del bienestar de los ciudadanos. Si ahora, con exámenes, con filtros y con exigencias hay estudiantes que no saben ni cómo se llaman, imagínese el rebuznadero que los campus universitarios iban a ser.

Ya de salida, tenemos una crítica para todos los asistentes al mitin, la mayoría de ellos protagonistas del cambio verdadero. La plaza Emiliana de Zubeldía y la Calle Rosales frente al museo de la Universidad de Sonora era un verdadero muladar por la basura arrojada allí durante el mitin. Y vimos que si en algún lado hay botes de basura, es allí. Si así quiere lograr el cambio verdadero, pues estamos jodidos.

Los Diablos andan sueltos. El Diablo Millán ondeando una bandera del PRD durante el mitón de AMLO

Los Diablos andan sueltos. El Diablo Millán ondeando una bandera del PRD durante el mitin de AMLO