Díaz Brown Rambsburgh: un “pobre” agricultor subsidiado


Rogelio Díaz Brown Ramsburgh

Rogelio Díaz Brown, diputado federal del PRI es uno de los que se oponen al Novillo y que ahora está aquí en Vícam asusando a los yaquis del otro lado de la vía a tomar la carretera. Este personaje, uno de los principales beneficiarios del agua del valle del yaqui, de esos que por décadas se han apropiado del agua que le pertenece a la tribu yaqui, es miembro de una de las familias subsidiadas por recursos que se supone que son para los pobres (el procampo). Según datos obtenidos de la página: www. subsidosalcampo.org.mx, la familia Díaz Brown ha recidido desde 1994 casi 17 millones de pesos por concepto de ese apoyo “a pobres”, es decir, 1,130,580 al año, o sea, casi 100 mil pesos mensuales. ¿Cómo le hacen? Repartiendo sus grandes latifundios entre esposas, hijos, nueras, yernos, etc. El siguiente cuadro muestra esas cantidades y los nombres respectivos.

BENEFICIARIO DEL PROCAMPO 1994-2009

SUBSIDIO

Diaz Brown Ojeda Manuel

2,565,899

Diaz Brown Santos Romulo

2,035,664

Diaz Brown Ramos Romulo

1,662,037

Diaz Brown Moreno Francisco

1,526,784

Diaz Brown Ramos Rogelio

1,295,620

Diaz Brown Olea Francisco

1,288,020

Diaz Brown Santos Romulo

1,194,787

Diaz Brown Rambsburgh Rogelio Manuel

1,183,555

Diaz Brown Santos Romulo

1,129,429

Diaz Brown Ramos Rogelio

1,128,138

Diaz Brown Moreno Dania Lucia

1,120,952

Diaz Brown Ramsburgh Ernesto

827,815

TOTAL RECIBIDO

16,958,699

TOTAL POR AÑO

1,130,580

¿Cuántos yaquis de los que están tapando la carretera, dañando a tanta gente que no tiene velo en el entierro, puede recibir, como esa familia, 100 mil pesos mensuales? Como todos sabemos aquí en Vícam, la mayoría de los yaquis se levantan sin tener qué desayunar. Estamos de acuerdo con la lucha de la tribu yaqui, pero esa lucha no debve ser el apoyo a los que siempre la han explotado y despreciado, sino por su territorio, por el agua que legítimamente les pertenece (y que no tiene nada qué ver con el Novillo) y por un desarrollo autosustentable, que proteja su medio ambiente, su cultura, que busque la riqueza de la tribu, su desarrollo social y el bienestar de su niñez. Eso, no a los baquetones ricos de Cajeme que ahora que ven en riesgo “su agua” voltean a Vícam para que aquí paguemos los platos rotos.

Sugerencia de un lector a las autoridades yaquis que tomaron la carretera

Sr. Director del Vícam Switch,  buenas tardes. Respecto a la toma de la Carretera Federal 15 por parte de las autoridades tradicionales de la tribu yaqui, ustedes como medio de información ¿por qué no les hacen saber a estas autoridades que están afectando a terceros, y mucho?, ¿Por qué no les pasan la idea a  las autoridades tradicionales yaquis de que tomen las casetas de Esperanza y Guaymas y dejen  libre el tránsito por estas? Así dejaría de entrar dinero a las arcas del gobierno y, por otro lado, beneficiarían a mucha gente en vez de estarla perjudicando. Y le aseguro que más rápido el gobierno del estado les hará caso porque, aunque lo que se cobra en las casetas es un impuesto federal, de seguro la federación llamará la atención al gobierno estatal para que tome cartas en el asunto y resuelva lo más pronto posible ese conflicto que está afectando a muchas personas y empresas…

Yo soy de Vícam y, aunque vivo en hermosillo, me considero viqueño. El agua que quieren traer es para beneficio de los hermosillenses, pero a mí me da igual si la traen o no, porque de una u otra manera el gobierno deberá resolver el problema en la capital. Lo único en lo que sí no estoy de acuerdo es en este tipo de plantones que afectan a terceras personas que sin deberla están pagando las consecuencias de una inconformidad de unos cuantos con el gobierno del estado. Muchas gracias.

Atentamente

Martín Durán Molina