La tecnología y sus consecuencias: un debate y unas bombas


terminator2s

En días pasados, un grupo anarquista y opuesto al desarrollo tecnológico denominado “Individualidades Tendiendo a lo Salvaje (ITS)”, se adjudicó el atentado con bomba en el Tecnológico de Monterrey, campus Lago de Guadalupe, en Atizapán, y que causó heridas a los catedráticos Armando Herrera y Alejandro Aceves en protesta por su proyecto de  nanotecnología (la tecnología a niveles micro) ya que, según los terroristas, “la nanobiotecnología es un instrumento de la total dominación de todo lo potencialmente libre”.

ITS “acusa a estos científicos de buscar satisfacer sus propias necesidades psicológicas, en lugar de un verdadero desarrollo para toda la humanidad” y afirma que el número de nanocientíficos va en aumento en México, lo que les preocupa porque éstos pueden desarrollar “una plaga gris” conformada por millones de nanopartículas que destruirán la vida en la Tierra.

Hace ya unos quince años hubo en los Estados Unidos una serie de ataques a científicos de universidades por razones similares. El responsable de los atentados no era cualquier persona: se trataba de Theodore Kaczynski, un matemático norteamericano graduado en la Universidad de Harvard y en la Universidad de Michigan que trabajaba como profesor en la Universidad de California en Berkeley.

kaczynski2

A Kaczynski, a quien se le conoció como el Unabomber (mote puesto por el FBI porque las cartas bomba que enviaba iban a las universidades y a las líneas aéreas) es un crítico de la sociedad, anarquista y neoludista (ideología opuesta al desarrollo de la informática).

El debate sobre las consecuencias de la sociedad industrial no es nuevo. Nomás para citar un ejemplo que todo mundo conoce, recuerde usted la película Terminator 2 (El Juicio Final) del director James Cameron y actuada por Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton. Un una secuencia, Sarah Connor va fuertemente armada a la casa del científico Miles Bennett Dyson (el actor negro Joe Morton) para asesinarlo y evitar así el desarrollo de Skynet y uno de los posibles futuros que traería el dominio de las máquinas….

Las ideas de Kaczynski tienen el respaldo intelectual del hombre de ciencia. En su manifiesto, conocido como el Manifiesto del Unabomber y cuyo título es “La Sociedad Industrial y su Futuro”, el matemático hace una argumentación lógica y muy interesante contra la sociedad industrial y la tecnología y prevé el colapso económico y ecológico del mundo capitalista.

El 24 de abril de 1995 Kaczynski prometió “cesar el terrorismo” si el The New York Times o el The Washington Post publicaban su manifiesto. Fue publicado, pero muy poco tiempo después, el Unabomber fue capturado en su cabaña en las Montañas de Montana.

La lectura de ese documento de más de cincuenta páginas introduce al lector en un debate sobre el futuro de la sociedad ante el desarrollo tecnológico. Si usted desea leerlo, hay una versión en español en la siguiente liga de Internet:

http://www.paralibros.com/jonas/rpress/prubomb.htm