Día Mundial del Árbol: Felicidades al Mezquita del Vícam Switch


Mezquite

Hoy, 28 de junio, que es el día mundial del árbol, nos felicitamos sincera y profundamente por tener ese frondoso mezquite que es el headquarter, el cuartel general, del Vícam Switch.

Como ya todos saben, bajo su frondoso follaje se realizan las reuniones del periódico, reuniones que cuentan con la participación del Círculo de Vícam, pero también de todos aquellos que quieren ir, opinar y participar como quieran en la manufactura de ese ya casi importante medio de comunicación.

Los árboles son indispensables para la vida. Los ambientalistas señalan que los árboles son los mejores aliados del medio ambiente por todas las funciones que realizan, tanto para la flora y fauna como para el ser humano.

Algunas de las principales funciones de un árbol son las siguientes: impiden que el suelo se erosione y sea arrastrado hacia otros lugares; conservan la biodiversidad y el hábitat al ser parte de numerosas especies de flora y fauna; proporcionan oxígeno; favorecen la infiltración del agua y suministran productos maderables y no maderables como resina y flores; producen frutos; retienen contaminantes del ambiente y aminoran el calentamiento del planeta al atrapar el bióxido de carbono.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que hasta el 2009 en Sonora se habían plantado 2 millones 900 mil 100 árboles y se ha reforestado un total de 3 mil 595 hectáreas de las cuales ni un árbol, ni una hectárea se ha plantado o se ha reforestado en las comunidades yaquis.

Al contrario, los que antes eran tupidos montes, ahora tienen claros enormes que muestran todos los mezquites que se han convertido en carbón sin control alguno. Junto a la pérdida de árboles, se está perdiendo también la fauna local. Cada vez es más difícil ver chureas, conejos, liebres, chanates, codornices, lechuzas, búhos, tecolotes y demás animales de la fauna local.

Los árboles son el hogar de una gran variedad de aves, animales, insectos y plantas y son vitales para la salud y el bienestar de las personas. Eso es justamente lo que se perderá conforme se avance en la deforestación.

El Día Mundial del Árbol se festejó por vez primera en Suecia en 1840