La invasión de erotismo socava celibato y respeto a niños: Obispo Arismendi


Curas-perderastas 5Miren ustedes nada más como se las gastan los encargados de conducir nuestras almas al cielo. El Obispo Arismendi se avienta unas declaraciones que más que declaraciones parecen confesión de parte.Obispo: Debido a la invasión de erotismo en la sociedad “no es fácil, a veces, mantenerse fiel tanto en el celibato como en el respeto a los niños”

O sea que en lugar de arrepentirse, los obispos de la iglesia católica salen con que “se les hace difícil mantenerse puros y respetar a los niños”. ¿Qué acaso los curas no son educados en monasterios donde, hasta donde sabemos, no hay erotismo? ¿O sí lo hay? ¿Qué no se supone que ellos están entrenados para resistir las tentaciones? ¿Cómo es que la gran mayoría de nosotros, gente normal, no atacamos a los niños a pesar del erotismo del que habla el cura? ¿Porqué ellos caen en esa aberración? ¿O sea que ven una vieja bichi y se les antoja violar un niño?

Curas-perderastas 7

Obispo: Aunque los maestros de seminarios se esfuerzan por formar a los futuros sacerdotes de acuerdo con el evangelio, con las ciencias, la sicología y la pedagogía es muy difícil que alguien se sustraiga a este ambiente erotizado, y se van disminuyendo los controles morales que tratamos de dar, no sólo en seminarios, sino a la sociedad en general.

Que no nos involucre a la sociedad en general. Lo que está diciendo el cura es que sus alumnos, los futuros sacerdotes, no tienen remedio porque por más que traten de enderezarlos en el seminario de todas maneras salen chuecos. ¿Eso ha sido siempre? ¿O sea que desde antes ya sabían ellos que muchos curas salidos de los seminarios son pederastas?

 curas-pederastas 1

Obispo: La intención de la Iglesia no es culpar a la sociedad por la pederastia clerical, pero insistió en que en este medio ambiente contrario a la castidad y al celibato es muy difícil que alguien se mantenga puro, y no sólo los sacerdotes, sino que cualquier esposo o esposa puedan ser fieles.

Uno, pues sólo eso nos faltaba, que nos echara la culpa a la sociedad de sus desviaciones. Segundo, ¿Por qué en lugar de meterse al seminario y engañar a la gente con su aparente bondad, porqué mejor no consiguen trabajo de cantineros en un burdel donde “eso a lo que no se pueden resistir” es más que permitido? En verdad que a la sociedad nos importa una chingada si don Arismendi se mantiene puro o no. Lo que queremos es que no violen a los niños que tienen cerca. Punto.

Obispo: Si la SEP sólo da información genital, propicia un ambiente en el cual la persona, al saber más como hacer cosas y sus consecuencias, favorecerá el libertinaje sexual; no lo propicia directamente, pero se favorece porque no hay educación moral en los libros de texto. Debe haber formación en principios y valores para apreciar la sexualidad, que es un tesoro de Dios, no es algo malo.

curas-pederastas 3

A ver, a ver, la pederastia es un problema social, pero ahora parece ser que su centro mundial está en la iglesia católica. Muchos tenemos una educación liberal (que el curita llama libertinaje) y no por eso andamos violando a nadie y mucho menos a los niños. Si los seminarios son fuente de educación conservadora (o eso creemos), ¿imagínese usted si se les diera educación liberal? No dejarían títere con cabeza… si así…

Obispo: A la degradación erótica y la degeneración sexual contribuyen sobre todo la televisión y el cine.

¿Cómo está esto? ¿O sea que a los curitas les pasan muchas películas triple X en los seminarios?  Aquí no encaje muy bien la lógica porque hay denuncias de que los ataques de pederastas en la iglesia datan desde los años cincuenta y por entonces el cine y la televisión eran más bien cándidos. ¿A qué le echarán la culpa a los delitos de entonces?

De una cosa estamos seguros: los curas de la iglesia católica no se irán al cielo. Unos por pederastas y otros por encubridores.