Terminó la Semana Santa en Vícam


venado-en-preocesion

Con la quema de las máscaras por parte de los Chapayecas terminó la celebración de Semana Santa. Durante cuarenta días, los yaquis (sobre todo los involucrados) se dieron a la abstinencia y cumplieron al pie de la letra con la tradición. Una vez realizada la quema de máscaras, en el conti, los yaquis que participan como pascola, venado, matachín, coyote y sobre todo los chapayecas, quedan liberados de su carga hasta la siguiente cuaresma.

Uno de los espectáculos más fascinantes de la tradición yaqui es la danza del venado, de coyote y del pascola la noche del Sábado de Gloria. Lo que en Vícam se llama la “chapayequeda” se realiza frente a la iglesia del conti, en un llano donde se coloca una pira donde serán quemadas las máscaras. El llano termina en el monte y allí, al final, se construye una ramada de carrizo que servirá de escenario para la noche. Alrededor de la ramada se colocan hornillas donde se cocina wacavaqui y se hacen torillas de harina que serán repartidas de manera libre a los concurrentes. Ya oscurecido, empieza a bailar el matachín y luego el venado. La participación de esos dos personajes se alterna durante toda la noche.

Las personas que se cansan (tanto fiesteros como observadores) se envuelven en una cobija y se tiran a dormir en el llano. El tenderete de dormidos puede abarcar cientos de metros cuadrados.

El espectáculo es digno de verse.