Relato de muerte joven


La Playa

Por: Tania D. Félix P.

 

…La  casa de campaña que habían armado la tarde anterior, fue lo que cubrió los cuerpos…

 

Sus nombres no creo apto mencionar, pero la historia del final de sus vidas es lo que tratare de relatar a lo largo de las siguientes líneas, ya que posiblemente  te facilite hacer reflexión acerca de la posición en la que estás situado.

Sucedió en fechas similares a las actuales, el lugar una playa muy conocida del estado de Sonora, los personajes principales eran dos jóvenes con un futuro que parecía sumamente fructífero, ambos estudiantes universitarios de excelente desempeño que  después de una agotadora jornada de estudios deciden ir a pasar un buen rato junto a las olas del mar.

Se despiden de sus familiares, y toman  el camino que parecía el  más seguro.  Al llegar, se dan cuenta que el clima era perfecto, la tarde era soleada y el aire corría arrastrando una brisa que refrescaba  los rostros de todos los que visitaban la famosa playa sonorense. Empiezan a desempacar y arman su casa de campaña, pues  habían planeado quedarse a dormir ya que generalmente manejar de noche no es del todo bueno.

La situación estaba bajo control, no era la primera vez que realizaban este tipo de viajes, por lo que les fue sumamente sencillo  establecerse. Pasaron toda la tarde disfrutando de la infinita vista del horizonte, bajo un ambiente de risas y música, era fácil darse cuenta que realmente  estaban pasando momentos inolvidables. 

Al llegar la noche, la luz de la luna reflejaba su resplandor tal y como si estuviera  frente a un espejo, la pareja decide contemplarla, y esperar a que el bullicio de la gente se alejara poco a poco mientras la madrugada se acercaba. Las horas pasaron, el sueño llegaba, notan que la cantidad de personas disminuía, estaban seguros, por lo que  deciden irse a dormir, sin imaginar que esa noche sería totalmente diferente a las demás.

Alrededor de las 4 am una camioneta pick up conducida por un joven de 19 años, arrolla la casa de campaña donde dormía la pareja de jóvenes protagonistas de esta historia, terminando así con la vida de los mismos. La  casa de campaña que habían armado la tarde anterior, fue lo que cubrió los cuerpos que según rumores  se encontraban tomados de la mano al tratar de ser rescatados pero por desgracia  era ya muy tarde.

 La corporación policiaca estatal informó que el percance ocurrió cuando una unidad Silverado modelo 2008, color blanco, transitaba de poniente a oriente por la orilla de la playa y arroyó la casa de campaña con las víctimas en su interior.

Sin embargo existen varias teorías acerca de los posibles hechos; se dice que la camioneta se encontraba atascada en la arena, por lo que al salir fue difícil poder controlarla, otros afirman que el conductor  utilizo la doble tracción de su vehículo para huir de la policía mediante el camino de la orilla de la playa,  ya que según testigos del accidente el joven conducía bajo los efectos del alcohol.

Varios han sido los movimientos realizados por la sociedad inconforme; manifestaciones silenciosas afuera del palacio de gobierno de la capital del estado de Sonora, mensajes emitidos por la audiencia a través de mantas, calcas y  medios de comunicación son tan solo algunos ejemplos de los sentimientos de la ciudadanía.   Probablemente  la verdad de lo sucedido no lleguemos a saberla;  sin embargo lo que sí sabemos es que padres  que tenían la esperanza puesta en dos jóvenes, alteraron su ciclo de vida viéndolos morir.

Considero que este tipo de tragedias marcan la historia de cualquiera  para siempre y me atrevo a decir que al menos  a la mayoría de nosotros nos desagradaría enormemente estar en el lugar de los involucrados, sin embargo es importante destacar que ninguno de nosotros esta  exento a tragedias como esta. Estoy consciente (por que alguna vez lo he mencionado), que frases como “algún día me tengo que morir”, o “que pase lo que tenga que pasar”, sirven como pretexto para realizar actividades que ponen  en peligro nuestras vidas y las de los demás, pero realmente ¿qué tan consientes estamos de lo que puede pasar?, ¿Cómo asegurar que nosotros somos quienes vamos a morir y no los que vamos a matar? ¡Hay que reflexionar!