Mitos de la Marihuana


¿Cómo afecta la marihuana al cerebro?

Los científicos han aprendido mucho sobre cómo el THC actúa en el cerebro para producir sus diversos efectos. Cuando se fuma la marihuana, el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo, que lo transporta al cerebro y a otros órganos del cuerpo. El THC actúa sobre sitios específicos en el cerebro llamados receptores de canabinoides, disparando una serie de reacciones celulares que finalmente terminan en el “high” o euforia que algunos consumidores sienten cuando fuman marihuana. Algunas áreas cerebrales tienen muchos receptores de canabinoides; otras tienen pocos o ninguno. La mayor densidad de receptores de canabinoides se encuentra en las partes del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, las percepciones sensoriales y del tiempo, y el movimiento coordinado.

No es de sorprenderse que la intoxicación por marihuana pueda causar dificultad para pensar y solucionar problemas, distorsión en las percepciones y problemas con la memoria y el aprendizaje. Las investigaciones muestran que el impacto adverso de la marihuana sobre la memoria y el aprendizaje puede durar días o semanas después de que los efectos agudos de la droga se han desvanecido.2 Como resultado, cuando una persona consume marihuana a diario es posible que esté funcionando a un nivel intelectual reducido todo el tiempo.

Los hallazgos de las investigaciones sobre el uso a largo plazo de la marihuana indican que hay algunos cambios en el cerebro similares a aquellos que se ven después del uso a largo plazo de otras de las principales drogas de abuso. Por ejemplo, la abstinencia de los canabinoides en animales que han sido expuestos habitualmente a esta sustancia, lleva a un aumento en la activación del sistema de respuesta al estrés3 y a cambios en la actividad de las células nerviosas que contienen dopamina.4 Las neuronas dopaminérgicas, es decir, las que utilizan la dopamina para comunicarse entre sí, están involucradas en la regulación de la motivación y la recompensa, y están directa o indirectamente afectadas por todas las drogas de abuso.

 MITOS DE LA MARIHUANA

 Afirmación: “La marihuana no hace daño permanente al organismo ¿Verdadero o falso?”
FALSO. Algunos de los efectos de la marihuana pueden ser permanentes. El humo de la marihuana contiene monóxido de carbono y alquitrán, y produce el mismo tipo de problemas que fumar cigarrillos. Por ej., puede incidir en nuestra respiración. Y los científicos piensan que, al igual que los cigarrillos, fumar marihuana regularmente por muchos años puede causar cierto tipo de cáncer.

 Afirmación:”La marihuana altera la memoria en el corto plazo así como el sentido del tiempo, también reduce la habilidad de realizar tareas que requieren concentración, reacciones rápidas y coordinación (para conducir). ¿Verdadero o falso?”.
VERDADERO.

 Afirmación: “La marihuana es una planta natural. ¿Verdadero o falso?”. FALSO. La marihuana de que se dispone hoy es diez veces más potente que la marihuana de que se disponía en 1975 y contiene químicos para aumentar su efecto. Esta potencia aumenta los daños del uso regular de marihuana, y agrega otros efectos dañinos, producto del benceno, kerosene, y otros químicos que usan los traficantes para prensarla y contrabandearla mejor. Aun cuando la marihuana se extrae de una planta llamada Cannabis Sativa, ésta contiene más de 400 químicos entre los cuales se encuentra el llamado THC, componente alucinógeno (desorganiza el cerebro produciendo alucinaciones). La cantidad de THC varía según el tipo de planta, el clima y la calidad de la tierra, Actualmente el THC que contiene la marihuana es mucho más poderoso.

 Afirmación: “La marihuana no produce problemas por fumarla. ¿Verdadero o falso?” FALSO. La marihuana produce dependencia, es decir, la persona que la consume frecuentemente necesita la droga para sentir, funcionar o realizar ciertas actividades, Produce dificultades en la capacidad de aprendizaje y concentración, alteraciones de la memoria, alteración del ánimo provocando el llamado «síndrome amotivacional», que consiste en que la persona va quedando en un estado de desinterés generalizado por todas aquellas cosas, intereses, relaciones o proyectos futuros; bronquitis crónica, alteración de las hormonas sexuales (puede provocar disminución de la cantidad y movilidad de los espermatozoides en el hombre, y altera el ciclo menstrual en la mujer).

 Afirmación: “La marihuana no afecta el corazón. ¿Verdadero o falso?” FALSO. La marihuana puede acelerar el ritmo cardiaco hasta en un 50% de su ritmo normal, y puede causar dolor en el pecho en individuos que tienen mala circulación.

 Afirmación: “La marihuana no afecta los pulmones. ¿Verdadero o falso?” FALSO. La marihuana afecta los pulmones porque el fumador la inhala y retiene en sus pulmones tanto como le sea posible, conteniendo el monóxido de carbono y alquitrán. Esto inflama los pulmones y produce más riesgo de contraer enfermedades como la neumonía, bronquitis crónica, etc.

 Afirmación: “Mientras más joven se comience a consumir marihuana, más probabilidades hay de que se convierta en dependiente o adicto cuando más grande. ¿Verdadero o falso?”
VERDADERO

 Afirmación: “La mayor parte de los jóvenes consume marihuana. ¿Verdadero o falso?” FALSO. El estudio de escolares realizado por CONACE demuestra que un 15% de los jóvenes entre 13 y 18 años ha consumido marihuana en el último año. (Estudio Nacional de Drogas en la Población Escolar 2001. CONACE, 2002). Es la droga ilegal más consumida.

 Afirmación: “La marihuana relaja tu cuerpo. ¿Verdadero o falso?” FALSO. La marihuana, al igual que el alcohol, tiene efectos de depresor sobre el organismo (o sea, que enlentece el cuerpo, da sueño), además que es un alucinógeno. En este caso, el organismo se «deprime» en respuesta a la droga, es decir, disminuye el nivel de funcionamiento normal del sistema nervioso central, pero una vez que se termina el efecto, el organismo debe retomar su funcionamiento normal, para lo que requiere un esfuerzo extra. Más que relajar,  deprime o enlentece provocando desinterés general por las cosas.

 Afirmación: “La marihuana es una droga blanda (que no produce dependencia) ¿Verdadero o falso?” FALSO. No existe el concepto de droga blanda o dura, ya que se ha comprobado que todas las drogas producen dependencia de alguna manera, cuando se consumen frecuentemente algunas, o pocas veces otras. La marihuana produce dependencia, tolerancia (se necesitan dosis cada vez más grandes para lograr los efectos iniciales) síndrome de abstinencia (síntomas físicos y psicológicos desagradables producto de la falta de droga en el organismo) y consecuenncias dañinas para la salud (pulmones, cerebro, corazón, etc.)

 Afirmación: “La marihuana ayuda a concentrarse. ¿Verdadero o falso?” FALSO. La marihuana produce un estado de desorganización del cerebro, con alteración de los sentidos (generalmente maximiza el gusto, olfato y tacto) y altera la memoria a corto plazo, ya que es un desorganizador del sistema nervioso central, por lo tanto, lo que se aprenda bajo el efecto de la marihuana costará retenerlo o reproducirlo posteriormente. Se ha comprobado que la marihuana afecta las células cerebrales especialmente del lóbulo frontal, que se relacionan con el razonamiento lógico-abstracto, las motivaciones o intereses de vida.