El Deber y la Protesta


El Deber y la protesta

Desde que se modificó el calendario de festividades en México, los problemas han surgido, primero porque la gente no se acostumbra a celebrar las efeméridas importantes en fecha distinta y, segundo, porque se presta aconfusiones. El año pasado se descansó el lunes anterior al veinte de noviembre y se desfiló el mero día, perdiéndose así dos días de clase. Ahora se desfiló el día 20, pero se hizo bajo protesta. De hecho, no todas las escuelas desfilaron el día 16 ya que algunas lo hicieron el día de la Revolución.

En Sinaloa, por ejemplo, los profesores decidieron trabajar el 16 y celebrar el mero día de la revolución. En el futuro se tendrá que hacer un ajuste de este problema porque ha traído más descanso que orden en las escuelas. Creemos que los profesores de todas las escuelas de Vícam podrían reunirse y acordar que los festejos sean el día 20 de Noviembre con el compromiso de que si cae en martes o jueves no se hará el puente. Ahí es donde está la dificultad porque muchos quieren descansar el lunes y desfilar el 20 y pues no se puede todo.

La verdadera propuesta (al menos la nuestra) debería ser mucha más fácil. ¿Porqué no celebrar las efemérides trabajando? Esto quiere decir que llegado el 20 de Noviembre los profesores hagan el desfile, luego plantean árboles, limpian calles y que no sea día de asueto. ¿Cree usted que sería mucho problema que trabajaran todos los días de asueto? Creemos que no porque además de los días de descanso tienen la Semana Santa, las vacaciones de verano y las de Diciembre. Así, el día de las madres y el del maestro, el de la revolución y el de Benito Juárez lo podrían celebrar trabajando. La propuesta es que sólo se descanse el día del trabajo y el día de la independencia.

Así los niños tendrían un poco más de clase y los profesores tendrían la satisfacción del deber cumplido. ¿No cree usted?