Preparándose para la siembra


Preparación

La preparación de la tierra de cultivo para sembrar el único ciclo de siembra que aquí se permite, se inicia en estos días con la esperanza de obtener, allá por mayo, una buena cosecha. La economía de la región se puede decir que vive de la siembra del trigo. Ahorita tienen trabajo los tractoristas, al rato los regadores, luego los que siembran, los que deshierban, la cosecha… En fin, es una cadena de actividades que da vida a la región.

                Decíamos que en la preparación del terreno hay esperanza porque de eso se trata ahora: no existe certidumbre de que la cosecha vaya a ser buena o, siendo buena, si los precios del trigo van a cubrir los costos de producción y dejar alguna ganancia a los arriesgados empresarios que se animaron a apostar a esta actividad que enfrenta una problemática en verdad complicada.

                El principal problema de la siembra (de trigo sobre todo) es que enfrenta una competencia muy fuerte en los mercados internacionales. Hay regiones del mundo, como el Norte de los Estados Unidos y Canadá, cuyos climas hacen del trigo un producto casi de temporal, altamente productivo y de bajo costo. Si a eso le sumamos los fuertes subsidios que del gobierno reciben los agricultores de los países socios de México en el TLC, entonces se entenderá el problema tan incierto que enfrentan las cosecha de granos aquí.

                Hay cultivos, como las hortalizas, que enfrentan poca competencia y una fuerte demanda. Los agricultores de esos productos enfrentan una problemática menos complicada. Eso se debe a que el Noroeste de México tiene ventajas competitivas en esos productos.

                Ante la problemática de la agricultura (y siendo ésta un pilar de la economía) nos preguntamos si no será ya hora de transitar a formas de producción agrícola más eficientes. Los ingenieros agrónomos tienen la palabra al respecto, pero la discusión tiene que encaminarse a nuevas tecnologías de producción (como los invernaderos, la hidroponía, etc.), la organización de productores para la búsqueda de mercados más atractivos para los productos locales, la siembra con poco agua y en épocas no regidas por los ciclos naturales. Esa es la problemática y nosotros simplemente lo apuntamos.