Inicia la Semana Santa Yaqui



Pilatos, el de los fariseos yaquis, es representado por un varón de la étnia, mismo que es elegido de la tropa de los llamados ”Kabaeom” o “los Hombres de a Caballo”; generalmente Pilatos, en las fiesta de la cuaresma yaqui, hace esta función por cumplir con una manda que se le fue impuesta por sus mayores, y no tanto por el gusto de hacerla.
La figura de Pilatos sobresale del resto del contingente; es fácil identificarle ya que su vestuario es muy elegante: una capa negra muy larga, con pedacería que destellan brillos, tratando de emular con ello lo más fielmente posible el poder que tuvo el Pilatos bíblico, todo poderoso ante su gente.
Pilatos trae en la mano derecha una larga lanza de carrizo con punta de madera, pintada de color rojo que significará la sangre que derramó el Cristo (viernes Santo) cuando le introduce la lanza en el costado; esta lanza está adornada con una especie de pequeña falda de color, blanco, rojo o negro según sea el ritual a celebrarse, al que le llaman “púrpura”.
Según la tradición, se dice que a Pilatos se le había encomendado el sacrificio de Jesucristo, pero que él se negó diciendo que no podía porque estaba ciego, pero los fariseos le decían insistentemente: “nosotros te vamos a decir donde le vas a incrustar la lanza”. De esta manera, y ante tanta insistencia, Pilatos ya no pudo negarse e introduce la lanza en el corazón del Cristo y la sangre que de Él brotó se le derrama en sus ojos recobrando la vista. Por ello trae su rostro cubierto con un manto negro.
La lanza de Pilatos, una vez hecho el Sacrifico, será adornado con púrpura de color negro, en señal de duelo, y el día Sábado de Gloria, ya en el clímax de estas celebraciones de cuaresma, la púrpura que lleve su lanza será de color blanco intenso en señal de júbilo.

Sábado de Gloria

Definitivamente, la celebración del Sábado de Gloria es una fecha muy importante para la comunidad indígena yaqui. Para quienes la celebran, es la culminación de las fiestas de la abstinencia de todos los que participan en estas manifestaciones culturales del indio yaqui: maejto principalim, kantoram, tenanchim, matachinim,kiyoesteim, chapayekam, kabayèom, Pilaatom, pajkolam into siime oficiom, y personas mayores de la étnia.Muy temprano, los padrinos de los fariseos van por sus ahijados al templo para invitarlos a desayunar.
Paseo del Judas: después de haberse alimentado, se preparan para acompañar en su paseo por el conti bo’o (camino del Conti) al judas, la figura principal de este día, y quien montado sobre un burrito hace su recorrido en forma inversa al viacrusis. En este momento de acompañamiento al judas, es muy usual ver a niños yaquis acompañados de sus padres, pagando quizas una manda que les fue impuesta.
El Sewa Kauti: (deshojamiento de la flor). A media mañana se forma un gran círculo sobre un montón de álamo fresco recién cortado, verde, y se inicia los cantos y letanías por parte de los maejtom y las kantoram (personas que se encargan de realizar los rituales), a fin de purificar las ramas que serán utilizadas paran ser arrojadas a los fariseos durante esta magna ceremonia.
La Gloria: casi al mediodía del sábado se preparan para cantar Gloria. Cuando aun están marchando los fariseos, los padrinos le cuelgan una pañoleta vistosa en el antebrazo como símbolo de flor. Se hacen tres corridas. En la primera los fariseos lo hacen solos, sin acompañamientos de sus padrinos; en la segunda, los padrinos le desatan las tenabaris y las rijjutiam al fariseo y se los acomodan en forma cruzada sobre su pecho; así mismo, le quitan el calzado (huaraches de tres puntadas) y esperan a que terminen la segunda corrida. En la primera y la segunda corridas los padrinos y madrinas les arrojan abundantes flores naturales a su ahijados, al momento de cantar Gloria, como símbolo de gozo. En la tercera corrida los padrinos y madrinas se preparan y corren con sus ahijados, esperándolos cerca de la figura del Judas y de ahí lo van protegiendo del viento arropándolos y corriendo con ellos hasta introducirlos en el templo mayor.
Es el Sábado de Gloria, sin lugar a dudas, la única vez donde se pueden ver fusionadas las diferentes danzas del yaqui en un mismo momento: los fariseos corriendo; los matachines danzando armoniosamente; el venado y el pajkola, como poseídos por los Yo’owam (Dioses), bailan frenéticamente, mientras que a un costado del templo la hermosa danza guerrera del Coyote esta presente.