Nuevo presidente, nueva era


Este 20 de enero del 2009, a las 12:00 del mediodía, Barak Obama se convirtió en el primer presidente negro de los Estados Unidos. Hace 40 años, casi recién acaecido el asesinato de martin Luther King, eso que hoy acaba de suceder era un sueño mucho más lejano que otras caras fantasias del género humano. Hoy ha sucedido.
Los Estados Unidos y el mundo han puesto en él sus esperanzas. Pesada carga para un hombre. Ojalá que tenga la grandeza de soportar ese peso y salir adelante. Por lo pronto, las armas han callado en Medio Oriente para dejar este día libre para esa celebración. Así es la esperanza del mundo.
¿Qué podrían esperar los nuestros que viven allá? Cientos de viqueños que residen en los Estados Unidos tienen también la esperanza al menos de ser tratados con respeto y consideraciión. No todos, pero sí muchos (quizá la mayoría de los mexicanos) que allá vivien, viven de acuerdo a las leyes de esa nación, respetan sus costumbres y contribuyen a su grandeza. Ojalá que ese gran país, cuya democracia nos ha dado, una vez más, otra lección, sepa premiar a los que tanto han hecho por ella. Ese es el deseo de Vícam Switch.